Laboratorios Profidén

Laboratorios Profidén

José Antonio Corrales Gutiérrez, Ramón Vázquez Molezún

1965 -

Madrid, Madrid, España

Denominación actual: Centro Audi

Imágenes:

Denominación actual: Centro Audi

Autoria: José Antonio Corrales Gutiérrez Ramón Vázquez Molezún

Fechas 1965

Colaboradores y detalle autoría:

Localización: Comunidad de Madrid España

Dirección: Calle Islas Molucas s/n - , Madrid (Madrid) España

Memoria

Este complejo industrial, hoy concesionario Castellana-Wagen, está situado en los terrenos próximos a las vías del tren que parten de la estación de Chamartín. Puede considerarse como un modelo de funcionalidad y belleza dentro de los principios de la arquitectura moderna. En el programa del edificio, los arquitectos Ramón Vázquez Molezún y José Antonio Corrales destacan tres partes: almacenes; fábrica; oficinas, laboratorio y dirección.

La zona de almacenes comprende la parte de materias primas y almacén de producto, con sus oficinas correspondientes. La planta de fabricación consta de tres naves separadas por mamparas, y además del vestíbulo general, los vestuarios y la galería-mirador. El edificio de oficinas, laboratorio y dirección contiene cinco plantas y está unido al cuerpo anterior.

Los almacenes dan a un gran porche o muelle de carga y descarga, por el que también se efectúa el acceso del personal de fabricación. La planta de fabricación estuvo integrada por un acceso principal y locales para pasta, cepillos, productos dentales, etc., estructurados según la maquinaria y el proceso de fabricación.

En esta planta se sitúan también la galería de circulación, los vestuarios y los aseos.

Dentro de la sección de oficinas se encontraban las secciones de laboratorio, anestesia, microbiología, departamento técnico, clínica dental y médica y oficinas de método. También posee otra galería que comunica con la de fabricación; desde ella, gracias a su diferencia de cota, los visitantes tienen una visión completa del proceso de fabricación.

Las plantas principales, baja y primera estuvieron destinadas, respectivamente, a almacenes y a área de fabricación. Son las que definen la ocupación del edificio en el solar, extendiendo la retícula modular de 5 x 6 m y 5 x 12 m en una amplia superficie (con posibilidad de futuras ampliaciones) y crean una base volumétrica de marcado acento horizontal, que compite con la verticalidad de las cinco plantas restantes, ocupadas por los laboratorios, los despachos y los elementos de uso común que completan el programa de necesidades.

La estructura es de hormigón armado con pilares y vigas. Los pórticos transversales a la autopista llevan forjados y juntas de dilatación. Los cerramientos exteriores se realizan en fábrica de ladrillo macizo, los muros están formados con dos medios pies vistos; las carpinterías son de madera con unos perfiles especiales que se simultanean en el juego horizontal de fachadas creando un ritmo de macizos y huecos.

Según la memoria del proyecto, el aspecto exterior “será altamente publicitario por los volúmenes escalonados de la zona de oficinas y las ventanas corridas protegidas del mediodía por un voladizo superior. El conjunto será valorado por el talud delantero convenientemente banqueado y ajardinado”.

Destaca, asimismo, el mosaico y la escultura móvil situados sobre la estructura volada, obra de Joaquín Vaquero.

En 1997 se realizaron obras de adaptación para su nuevo uso como concesionario de automóviles.
Paloma Barreiro

Uso original: Uso industrialIndustria

Reportaje fotográfico: