Central y salto de Arbón

Ignacio Álvarez Castelao, Juan Jose Elorza González

1962 - 1969

Villayón, Asturias, España

Imágenes:

Denominación actual:

Autoria: Ignacio Álvarez Castelao Juan Jose Elorza González

Fechas 1962 1969

Colaboradores y detalle autoría:

Localización: Principado de Asturias España

Dirección: Tramo bajo del río Navia - , Villayón (Asturias) España

Memoria

La singularidad del emplazamiento del salto de Arbón, en un punto donde el río, encajado en un profundo valle, gira sobre sí mismo, es el condicionante de partida para ubicar la presa en uno de los lados de la lengua de tierra resultante; en el otro se sitúa la central.

Sobre terreno de relleno, ganado al río, se construye el edificio de la sala de máquinas, con una nave única de 60 m de longitud y una cubierta formada por una sucesión de bóvedas de hormigón. La fachada está compuesta por piezas de hormigón, plegadas y desplazadas en su eje horizontal para permitir aberturas de paso de luz, consiguiendo una iluminación interior homogénea, que se complementa con la luz lateral que penetra por las vidrieras del frente de los elementos abovedados de cubierta; el lenguaje proyectual nos remite a las experiencias brutalistas de los años cincuenta. La decoración se completa con notas de color en las cabezas de los alternadores y elementos metálicos.

Debido a la poca altura del salto, 28,5 m, los grupos disponen de un eje intermedio que permite ganar más altura. Una de las singularidades de esta central es presentar un mayor desarrollo en altura en la planta de alternadores, situada bajo la sala de máquinas, con esbeltos pilares en forma de columnas con capiteles campaniformes; la iluminación queda integrada en la estructura horizontal. El tipo de columna utilizado, que se abre al tocar el techo, recuerda las que utilizó Frank Lloyd Wright en el S. C. Johnson and Son Company Administration Building (1936-1939), en ambos casos son completamente estructurales, sin decoración añadida.

Un elemento a modo de pasarela, donde se ubican el cuadro de mandos y las oficinas, enlaza con el edificio auxiliar, de 140 m2 de superficie, que alberga el resto de las dependencias: la sala de transformadores en la planta superior y los servicios auxiliares, el almacén y la automatización en la planta baja.

Destaca la neutralidad del hormigón bruñido, acompañándolo de gresite y madera –en las carpinterías originales– para establecer un contraste de texturas, que están resueltas con una cuidada modulación.
Clara Rey-Stolle Castro

Uso original: Uso industrialCentral

Reportaje fotográfico: Luis Argüelles

Incluida en:
Plan Nacional de Conservación del patrimonio cultural del siglo XX no logged Ver ficha