Francisco Sedano Arce: Arquitecto: un compromiso con la arquitectura en una ciudad periférica

Autor: Lourdes de la Villa Márquez
Fecha: 2 de febrero de 2016
Director: Víctor Pérez Escolano
Universidad: Universidad de Sevilla
Escuela o Facultad: ETSA Sevilla
Departamento: Departamento de Historia, Teoría y Composición Arquitectónicas
Fuente: Depósito de Investigación de la Universidad de Sevilla

Resumen

Francisco Sedano Arce, nació en Madrid en el año 1901, en el seno de una familia ilustrada de clase media alta. Formado en la Escuela de Arquitectura de Madrid, obtuvo el título de arquitecto en el año 1926, entre sus compañeros de promoción figuraban arquitectos de diversa sensibilidad como José Manuel de Aizpurúa, encargado del grupo norte del GATEPAC y autor junto a Joaquín Labayen de una obra fundamental del racionalismo español, el Club Naútico de San Sebastián o Luis Moya, interesado en una reinterpretación del lenguaje clásico, puesto de manifiesto en su proyecto de la Universidad Laboral de Gijón. Entre sus compañeros de Escuela, se encuentran por tanto, los integrados en la conocida, en definición de Carlos Flores, como Generación del 25, integrada por un conjunto de arquitectos, que desde la tradición, supieron sacar a la arquitectura española del estancamiento en que se encontraba. 

La formación recibida en la Escuela, en la que habían comenzado a sentirse los aires reformistas de la Institución de la Libre Enseñanza, le permitió conocer la arquitectura popular, gracias a los viajes de estudio que con este objeto organizaban sus profesores Teodoro de Anasagasti y Leopoldo Torres Balbás. Francisco Sedano formó parte en 1932, como vicesecretario, de la primera Junta del Colegio de Arquitectos de Madrid presidida por Secundino Zuazo, arquitecto fundamental en la configuración del Madrid moderno. 

En el año 1935, se instala en Huelva como arquitecto al servicio de la Hacienda Pública en la sección del Catastro, en esta ciudad desarrolló toda su labor profesional hasta su muerte acaecida en 1964. Sedano Arce es el eslabón que enlaza la labor de los arquitectos presente en la Huelva de los años 30, fundamentalmente, Luis Saavedra Navarro y José María Pérez Carasa y la nueva generación, que formada en la Escuela de Madrid y capitaneada por Alejandro Herrero Ayllón, se incorpora en los años cuarenta a la ciudad onubense.

El desarrollo de su vida profesional, arranca en la Segunda República y finaliza con la Dictadura Franquista, en este periodo de tiempo se observa un cambio en su arquitectura que evoluciona desde posiciones innovadoras cercanas a la nueva arquitectura, presente en sus primeras obras: Casa Clauss Kindt, Vivienda – almacén González Moreno, Pabellones para los Servicios de la Autoridad Portuaria, Escuela-Internado de los Flechas Navales, Hogar Infantil José Mª Patiño y 34 viviendas para Caballeros Mutilados, Inválidos y Obreros, promovidas por la Obra Nacional Sindicalista en plena Guerra Civil, para plegarse al finalizar la contienda, a las consignas dictadas por el nuevo Régimen; En 1941, proyecta con un estilo neoherreriano, el nuevo Palacio Municipal, edificio que guarda una similitud con el Ministerio del Aire de Gutiérrez Soto. La impronta de Francisco Sedano, está presente en la configuración arquitectónica y urbanística de la ciudad de Huelva, fundamental en el caso de la Gran Vía y en la conformación del ensanche llevado a cabo en los terrenos de la Huerta de Mena y del Cabezo de La Esperanza, en cuyos proyectos participa junto a Alejandro Herrero Ayllón, José María Morales Lupiáñez, Ricardo Anadón Frutos, Juan Miguel Rodríguez Cordero y Francisco Riera Limestre. Interesado, como tantos hombres de su tiempo, en distintas disciplinas, Francisco Sedano llega, a partir de su interés por la estética de las proporciones, a descubrir la solución real de la ecuación de grado n. Entre sus aficiones la pintura ocupó un lugar primodial.

Ver tesis