Plaza de los Fueros

Estanislao de la Quadra Salcedo, Rafael Moneo Vallés

1973 - 1975

Pamplona, Navarra, España

Denominación actual: Plaza Fueros de Navarra

Imágenes:

Denominación actual: Plaza Fueros de Navarra

Autoria: Estanislao de la Quadra Salcedo Rafael Moneo Vallés

Fechas 1973 1975

Colaboradores y detalle autoría:

Localización: Navarra España

Dirección: Plaza de los Fueros - 31003, Pamplona (Navarra) España

Memoria

Esta plaza es la única actuación puramente urbanística conocida de Moneo. Ha sido poco celebrada, tal vez por la discreción, maestría y eficacia con la que está resuelta.  La plaza venía a resolver sobre todo un problema de tráfico en el acceso sur de Pamplona, pero ha terminado siendo un regalo para el peatón y para la ciudad, que ha contribuido a construir. Además, ha dado lugar a varias réplicas en el trazado urbano de Pamplona, ninguna de ellas tan acertada como esta, tanto por lo que se refiere a su trazado como por lo que hace a su entorno arquitectónico.

De la Quadra y Moneo lograron la requerida fluidez para el denso tráfico rodado que desembocaba en ese punto por siete vías distintas y crearon nuevas e interesantes vías de circulación peatonal, así como un espléndido espacio para el esparcimiento, la contemplación y el reposo, consiguiendo realzar las preexistencias arquitectónicas y ambientales del lugar, que el vacío de la plaza aúna, dándoles un sentido nuevo.

Si el ruido es inevitable, por el tráfico, sin embargo en esa plaza rehundida los vehículos desaparecen visualmente y el peatón puede disfrutar de quietud y reposo, y entretener la vista en la contemplación de los edificios circundantes. Es una lástima que no se completase la plaza con el mural de Chillida que se había previsto en el lugar que ahora ocupa una poco afortunada decoración mural, dispuesta ahí sólo para impedir los grafitis. Un banco perimetral de madera invita a la estancia y a la calma en medio del tráfago urbano.

Todos los elementos arquitectónicos relevantes que se asoman a la plaza se han tenido en cuenta. Por un lado, los dos edificios de Eusa que se perciben desde una abertura practicada a ese efecto en el muro del acceso peatonal desde la avenida de Zaragoza. Por otro, los cuarteles de la Guardia Civil que aportaron al diseño de la Plaza el color del ladrillo y la idea del aparejo. Finalmente, el Parque de la Vuelta del Castillo, que puso el verde y el arbolado en el espacio en pendiente creado al descentrar hacia el lado opuesto el gran espacio peatonal pavimentado.

La finura del proyecto se percibe en el tratamiento del aparejo. Así, en la rampa helicoidal que permite el acceso peatonal desde la avenida de Galicia, las hiladas siguen el sentido descendente de la curva, sin romper los ladrillos. Como también es exquisito el trazado del adoquinado, levemente abombado, procedente del antiguo pavimento de Barcelona, que conforma el pavimento en la plaza peatonal y que, muy recientemente, se ha alterado de forma poco afortunada con una actuación de asfaltado.

José Manuel Pozo

Uso original: Uso públicoEspacio público

Reportaje fotográfico: