Diario Arriba

Francisco de Asís Cabrero Torres-Quevedo

1960 - 1963

Madrid, Madrid, España

Denominación actual: Dirección General del Catastro

Imágenes:

Denominación actual: Dirección General del Catastro

Autoria: Francisco de Asís Cabrero Torres-Quevedo

Fechas 1960 1963

Colaboradores y detalle autoría:

Localización: Comunidad de Madrid España

Dirección: Paseo de la Castellana, 272, c/v Mauricio Legendre - , Madrid (Madrid) España

Memoria

El edificio de la Delegación de Prensa, Propaganda y Radio de las FET y de las JONS, está emplazado en los antiguos terrenos ordenados por la Comisaría de Ordenación Urbana de Madrid en la prolongación de la Castellana. Este conjunto recoge la herencia de la Casa Sindical, obra maestra de Francisco Cabrero, mediante la resolución del programa en una doble composición de dos cuerpos.

El edificio, hoy Dirección General del Catastro, constaba de las siguientes instalaciones: Delegación Nacional de Prensa, Propaganda y Radio; sección económica de prensa; sección técnica de prensa; servicios centrales de radio; servicios de revistas; departamento de publicaciones; sección para las publicaciones Arriba, Marea y Siete Flechas; talleres; recepción; y restaurante.

En la edificación se distinguen dos partes: el volumen destinado a talleres, que por razones técnicas y económicas se desarrolla en horizontal, y el volumen destinado a oficinas, que se desarrolla en vertical debido a que las sobrecargas en las plantas son inferiores y favorecen este ahorro del solar, en palabras del autor Francisco Cabrero: “el carácter general de la obra está dado por un edificio en torre de once plantas y un semisótano, desarrollado en una planta de 40,12 m, enlazados por una nave de talleres que abarca en longitud el resto del solar, reservando una zona frente a la misma como patio abierto y por donde se efectúa el acceso de camiones”.

En la nave de talleres la distribución era la siguiente: en el semisótano, los vestuarios, el almacén general, de papel, el taller mecánico y los basamentos de rotativas. En la planta primera, el acceso a talleres, salida de periódicos, entrada de bobinas de papel y entrada al taller mecánico, encuadernación, estereotipia, galvano, pulimento y grabado de rodillos, máquinas planas y rotativas. La planta segunda se destinaba a dependencias de composición a mano, regente, composición a máquinas (32 linotipias), copia, imposición y retoque.

En el edificio vertical se encontraban el resto de las dependencias.

La estructura del edificio es de hierro con pilares en H, vigas de torre en doble T, y jácenas. Esta estructura está apoyada en un basamento de hormigón armado. Como consecuencia de la estructura, los forjados, se construyen con viguetas y piezas prefabricadas de hormigón ligero. La carpintería exterior es de aluminio. La cubierta de los talleres es de uralita y la de la torre de aluminio. La estructura de los talleres es independiente y está separada de la torre por una junta de dilatación. El paramento de los techos de los talleres se realizó en fibromármol para facilitar su conservación y limpieza. Los suelos del edificio vertical son losetas de granito al exterior, mármol de Escobedo en el vestíbulo y sintasol en las oficinas; en los aseos e instalaciones especiales se realizó con gres.

En la nave de talleres, las rotativas se disponen en un lugar visible de la primera planta y en el fondo los servicios pesados como estereotipia y rodillos. En la planta segunda se ubicaron los talleres de peso ligero medio y en los sótanos el gran almacén. Los pisos de la torre son totalmente diáfanos con la intención “de que sean elásticos para cualquier distribución de tabiquería”. Un cuerpo vertical alberga las escaleras y los ascensores.

Desde el punto de vista estético, y según Francisco Cabrero, se buscó en todo momento que la composición plástica del edificio fuera consecuencia de la utilidad y función del mismo, tratando que las calidades del exterior reflejaran la función interior fundamental. “Este funcionalismo responde a una intención de depurar formas y simplificar materiales tratando de conseguir una relación de volúmenes y calidades expresivos por su calidad y geometrías”. El edificio ha tenido varios usos y su restauración como edificio estatal ha respetado la concepción original de la torre, que constituye un ejemplo de arquitectura de oficinas, simple y ordenada, con un entendimiento real del racionalismo moderno.
Paloma Barreiro

Uso original: Uso industrialIndustria

Reportaje fotográfico:

Incluida en:
Plan Nacional de Conservación del patrimonio cultural del siglo XX no logged Ver ficha