Centro de Promoción Social (PPO)

Álvaro Hernández Gómez

1972 - 1974

Burgos, Burgos, España

Denominación actual: Centro de Formación Profesional (Servicio Público de Empleo de Castilla y León)

Imágenes:

Denominación actual: Centro de Formación Profesional (Servicio Público de Empleo de Castilla y León)

Autoria: Álvaro Hernández Gómez

Fechas 1972 1974

Colaboradores y detalle autoría:

Localización: Castilla y León España

Dirección: Calle Eloy García de Quevedo s/n - 09006, Burgos (Burgos) España

Memoria

El Plan Nacional de Promoción Profesional de Adultos nace en 1964. Sus objetivos eran la promoción social y la cualificación profesional de una masa laboral principalmente ocupada en el sector primario, para su trasvase a los incipientes sectores de producción industrial y servicios, desarrollados fundamentalmente en áreas urbanas. Para cubrir la carencia de un centro estable en Burgos, en 1974 se construyó este Centro de Promoción Social, popularmente conocido como PPO. En la actualidad, alberga el Centro de Formación Profesional Ocupacional, dependiente de la Junta de Castilla y León.

El edificio resuelve la esquina entre las calles Eloy García de Quevedo y Francisco de Vitoria constando, básicamente, de dos partes funcional y geométricamente diferentes:

En primer lugar, una pieza de volumetría vertical y singular, que aúna fachada y cubierta mediante un plano inclinado a modo de inmenso lucernario, acoge los usos administrativos, las zonas de recreo, la biblioteca y las aulas teóricas, organizados en tres niveles de superficie decreciente y cuyos espacios de circulación se vuelcan sobre un vacío de triple altura que aloja la escalera.

En segundo lugar, un cuerpo horizontal donde se ubican los talleres y las aulas-taller, articulados mediante dos patios de proporción doméstica. Los talleres, cuadrados y conectados en diagonal, se iluminan cenitalmente mediante una retícula de pequeños lucernarios. Se complementan con piezas servidoras que albergan aseos, vestuarios y almacenes.

Destaca la robusta materialidad del edificio, dominada por el hormigón, como buen representante del brutalismo. Muy meritoria es la escasez de materiales utilizados ―hormigón armado en estructura y cerramientos, cerámica en suelos, aluminio en su color natural en carpinterías―, así como el gran cuidado por los detalles ―barandillas, puertas, rotulación, mobiliario― y su integración de la jardinería.

Si uno de los valores de la arquitectura es su servicio a la sociedad, el PPO puede considerarse un ejemplo notable, al absorber muy dignamente las nuevas necesidades planteadas en cada momento, manteniendo una buena conservación, incluso ambiental, y acogiendo una actividad continua durante más de cuarenta años.

Enrique Jerez Abajo y Arturo González de la Fuente