Central de cervejas SA, Centralcer

Central de cervejas SA, Centralcer

1965 - 1968

Vila Franca de Xira, Portugal, Portugal

Imágenes:

Denominación actual:

Autoria:

Fechas 1965 1968

Colaboradores y detalle autoría:

Localización: Portugal Portugal

Dirección: Carretera de Alfarrobeira, Cocheses - , Vila Franca de Xira (Portugal) Portugal

Memoria

Al comenzar una nueva época empresarial, la Centralcer, industria cervecera y de refrescos, se renueva también, optando por un programa arquitectónico singular e innovador basado en un diálogo formal y espacial entre tres áreas funcionales diferentes: fábrica de cebada; fabricación: embotellado y distribución; servicios administrativos y sociales.

Debido a las exigencias específicas del programa, que dependen en muchos casos de una necesidad funcional intrínseca, los edificios tienen una disposición lógica que se corresponde con las fases de producción. Con una presencia formal muy acusada, el primer grupo funcional se relaciona, fundamentalmente, con el almacenamiento de cereales (silos) y la correspondiente fabricación de malta, que germina lentamente en condiciones óptimas: en cajas cerradas de hormigón. No será de extrañar, por ello, que este conjunto se distinga por sus volúmenes cerrados, casi sellados, que resaltan por su verticalidad. La otra zona, más extensa, forma el volumen central, que además de los laboratorios, espacios conexos de almacenamiento de la cerveza, contiene un enorme espacio en el que se procesan automáticamente todas las fases de embotellado, embalaje y preparación para la distribución, que nos recuerda las líneas de montaje de automóviles. Es también en este espacio donde se encuentra ubicado el volumen cúbico de vidrio, despojado y expuesto, en el que se encuentran las calderas de cobre para la cocción de la cerveza, que se mantienen en un ambiente acético. Las uniones entre las distintas áreas se producen a través de pasarelas o de amplios espacios vidriados. El tercer cuerpo edificado, obra del gabinete Gefel, alberga las áreas administrativa y sociales, que incluyen el auditorio y el comedor que se abre mediante un gran ventanal a un espacio arbolado, localizado en la fachada posterior.

Con su adaptación a la morfología del terreno, esta opción arquitectónica explotó, de manera notable, la indisociable simbiosis entre el concepto de productividad del siglo XX y la modernidad estética y constructiva, confiriendo a este conjunto industrial una unidad indiscutible, que se percibe en las volumetrías diferenciadas de los diferentes cuerpos, suavizados por una implantación marcadamente horizontal y longitudinal orientada a la autopista del norte. La intención de establecer un diálogo con el transeúnte se consigue ampliamente gracias al acabado en hormigón, con texturas en claroscuro, de la fábrica de malta, cuya verticalidad se halla suavidad por la horizontalidad de estas franjas, por la decoración geométrica (Eduardo Vieira Nery) utilizada en las planchas prefabricadas de zinc en el área de embotellado, por las extensas zonas vidriadas de la principal sección de fabricación, que trasmiten equilibrio, limpieza y transparencia.

La innovación de esta racionalidad orgánica se halla incluida dentro de un marco más amplio de revalorización de una imagen industrial concebida escenográficamente, que incorpora estímulos psicológicos tan apreciados por la publicidad y el consumo.
Deolinda Folgado

Uso original: Uso industrialIndustria

Reportaje fotográfico:

Enlaces de interés: