Central Automática Urbana-Interurbana y de Sector

José Luis de Arana Amurrio

1969 -

Segovia, Segovia, España

Denominación actual: Central de Telefónica Caño Grande

Imágenes:

Denominación actual: Central de Telefónica Caño Grande

Autoria: José Luis de Arana Amurrio

Fechas 1969

Colaboradores y detalle autoría:

Localización: Castilla y León España

Dirección: Calle María del Pablos Cerezo núm. 8 - 40005, Segovia (Segovia) España

Memoria

Edificio dependiente de un programa de la Compañía Nacional Telefónica (CTNE) que se desarrolló desde la década de 1960 hasta la de 1980 y que promovió la construcción de edificios técnicos y de servicio en todo el territorio. A excepción de una pequeña sala pública y comercial situada junto al acceso del edificio, que ha perdido el uso original, en sí el edificio alberga servicios técnicos de la compañía.

Su fachada principal se ejecuta mediante ladrillo cara vista, cerramiento que recubre la estructura de hormigón armado al exterior. Fábricas de ladrillo rematadas mediante adintelados a sardinel así como en el basamento y el volumen que cubre la entrada al edificio. La estructura de hormigón armado permite una planta libre en cada uno de sus niveles mediante una distribución independiente de su estructura. Principios constructivos, como el de su cubierta plana, la carpintería horizontal y edificio en apariencia elevado respecto del suelo, que ratifican los puntos canónicos del movimiento moderno.

Derivado de su uso predominantemente técnico, el edificio toma un carácter de edificio-máquina, de estética brutalista donde la fachada posee una imagen dominante, la de un “anaquel repleto de cajas de ladrillo”. La ordenación de estas cajas ciegas se manifiesta mediante dos bandas de ventanas horizontales, retranqueadas respecto al plano de fachada, y cinco hendiduras verticales en cuyo fondo se albergan los pilares. En término, este cuerpo bajo ofrece una escala e imagen urbana sobre la que descansa el resto del edifico−contenedor.

La imagen brutalista que posee esta obra, en el límite del movimiento  moderno,  anticipa la aplicación de estos principios estéticos en edificios del mismo uso en el entorno geográfico de Castilla y León. Son ejemplos de ello los edificios construidos en Valladolid para la Central Telefónica de España, como el de Vadillos obra de  F. Damián Galmes, E. Pardo y M. Guerra, ejecutado su primera fase en 1972, y el Edificio Telefónica Huerta del Rey del año 1976, proyectado por el mismo arquitecto que el de Segovia, José Luis de Arana Amurrio.

Daniel Villalobos Alonso