Asamblea Local de la Cruz Roja en Granollers

Andreu Bosch Planas, Josep Maria Botey Gómez, Lluís Cuspinera Font

1970 - 1975

Granollers, Barcelona, España

Denominación actual: Assamblea Comarcal de la Creu Roja a Granollers

Imágenes:

Denominación actual: Assamblea Comarcal de la Creu Roja a Granollers

Autoria: Andreu Bosch Planas Josep Maria Botey Gómez Lluís Cuspinera Font

Fechas 1970 1975

Colaboradores y detalle autoría:

Localización: Granollers Barcelona Cataluña España

Dirección: Carrer Joan Prim, 38 - 08402, Granollers (Barcelona) España

Memoria

La Asamblea local de la Cruz Roja en Granollers es obra del trio formado por los arquitectos catalanes Andreu Bosch (1943), Josep Maria Botey (1943) y Lluís Cuspinera (1942). Entre las obras más conocidas de este equipo figuran el Museo de Granollers (1976) y la reordenación del Conjunto Monumental de Empúries (1987). Los tres arquitectos fueron galardonados en 1973 con la medalla de plata de EXEMPLA, un concurso anual organizado por la Cámara de Artesanía de Munich, con motivo de la Feria Internacional de la Artesanía (Internationalen Handwerksmesse) de Munich (Alemania). En paralelo a su obra como arquitecto, Lluís Cuspinera también es conocido por su labor divulgativa sobre el patrimonio arquitectónico de Granollers, La Garriga y la comarca del Vallès Oriental en general. 

El proyecto de la Asamblea Local de la Cruz Roja de Granollers fue realizado de forma completamente altruista por parte de Bosch, Botey y Cuspinera en 1970, si bien la presencia de la Cruz Roja en Granollers se remonta a 1905, año en que la Asamblea Local fue fundada por Pau Gubert. Tras una actividad frenética en episodios como la Semana Trágica (1909) o la Guerra Civil (1936-1939), la Asamblea decidió, en 1969, trasladarse un nuevo local. En la actualidad, el edificio de Bosch, Botey y Cuspinera todavía alberga la Asamblea Comarcal de la Cruz Roja, así como los servicios sanitarios que esta ofrece a la comunidad (vacunación, prevención de drogodependencia, banco de sangre, etc.). 

El proyecto surgido de este encargo es un edificio entre medianeras, con estructura de pilares metálicos de perfil H y partido en la mitad por un patio interior. Se trata de un edificio de carácter funcional, con un programa de tipo sanitario y administrativo escrupulosamente distribuido por sus cuatro plantas. Uno de los elementos más característicos y llamativos del proyecto es, sin duda, el uso del color tanto en las fachadas como en su interior: mientras los muros del edificio están pintados de blanco, otros elementos como las barandillas, la estructura o las carpinterías son de color rojo. Ambos colores simbolizan la institución de la Cruz Roja, cuyo logotipo en occidente es una cruz de color rojo sobre fondo blanco. 

Alberto Sancho Montagut y Cristina Arribas